RETRATO FEMENINO CON SABOR A NODO

Teatro Bellas Artes

 

Hay obras en las que cabe toda la sociología de un periodo.  En cinco horas puede llegar a caber toda una vida, máxime si se trata de la vida de una mujer casada, en provincias, en los años sesenta del siglo pasado. Esta mujer, Carmen, narra con criterio episódico y reduccionista lo que le ha acontecido hasta su imprevisto tránsito a la viudedad. Todo se ha escrito ya sobre este icono de la literatura española, su adaptación desde la novela a los escenarios, su identificación con la actriz por la que el tiempo parece no pasar, el reflejo de la vida femenina tras los visillos de los hogares biempensantes, que disimulan con silencios lo que a gritos sus deseos, insatisfechos, recluyen en el ámbito carcelario de lo privado.

En este montaje, respetuoso con el recuerdo de toda una generación, se mantienen la escenografía, el reparto, el texto y lo todo lo previsible para un público que se acerca con más o menos morbo y prevención a este espectáculo. Se dicen verdades íntimas y dolorosas; se admiten incomunicación y frustración, a pesar de una censura de cuya ferocidad nos han convencido históricamente. En un recinto necesariamente reducido se desarrolla este ajuste de cuentas en el que al final la supuesta víctima puede no ser tan inocente como se imaginaba, siempre desde la visión contemporánea.

Lola Herrera cumple, con esa dicción y esa técnica impecables, a pesar del paso del tiempo. Los micrófonos le permiten no exponerse a esfuerzos orales excesivos, aunque el sonido resulte demasiado poco natural. No tiene la potencia de otras décadas, pero su convicción y sus tablas le permiten superar titubeos y arrepentimientos con soltura sin descomponer la figura, como los buenos diestros.

De nuevo otra apuesta segura en este montaje necesario con acordes de despedida. No hay nada nuevo. No hace falta.

Lo mejor:  Sin dudarlo y con mayúsculas, LOLA HERRERA

Lo peor: :  El sonido de los micrófonos tan anclado al pasado como el mismo texto. Anula muchos matices de la voz..

 

Autor: Miguel Delibes
Adaptación: Miguel Delibes, Josefina Molina y José Sámano
Dirección: Josefina Molina
Productores: José Sámano y Jesús Cimarro
Una producción de: Sabre Producciones y Pentación Espectáculos