INICIAR

EL RUFIÁN DICHOSO

 

 

En la ecléctica programación del Teatro Bellas Artes brillan, a veces, gemas singulares. Con sus incursiones en el territorio clásico, la factoría Cimarro muestra sensibilidad por las envidiables raíces de nuestra escena actual. Tras los escasos fastos del centenario de Cervantes, la Fundación Siglo de Oro, la UNIR y el teatro Bellas Artes se lanzan ahora al ruedo con una apuesta no muy conocida de nuestro sí conocido alcalaíno, “El Rufián Dichoso”.

En esta producción hay buena dicción del texto, buena interpretación, buena dirección escénica, todos ellos presupuestos imprescindibles de un clásico que se precie. Las actualizaciones no chirrían en este montaje de educada bondad con el que Cervantes se suma a un género que suena a épocas remotas: las comedias de santos. Como adalid de la libertad, narra las etapas del proceso vital que lleva a Cristóbal de Lugo, juerguista desalmado, a convertirse en Fray Cristóbal de la Cruz. Aparecen de nuevo los temas centrales de su creación: la regeneración, el deber moral, la eterna confrontación libertad-destino y la lucha frente al deseo y el determinismo.

La escenografía es una estructura eficaz que nos otorga espacios y volúmenes en busca de mayor dinamismo, juega igualmente con proyecciones para situar en los lugares donde transcurre la acción. El vestuario es cuidado y adecuado.

El reparto, encabezado por Nicolás Illoro, ya curtido en clásicos, se desenvuelve con frescura y soltura entre versos, disputas y conversiones. A su lado y como contrapunto, destacan Pablo Vázquez, con su toque de humor que hace mas liviana la vida del santo y Montse Díez, una de nuestras actrices favoritas experta en clásicos, que tan bien sabe dar verbo y presencia a sus personajes.

En definitiva, una buena apuesta para disfrutar de un clásico que, a pesar de otorgar en alguna ocasión demasiadas concesiones al público poco curtido en este tipo de funciones, no hace sino incrementar la magnífica labor teatral de la Fundación Siglo de Oro.

Lo mejor: Las señas de identidad de la Compañía para representar clásicos.

Lo peor:  Algún momento de humor facilón y personajes sobreactuados.

 

REPARTO

Nicolás Illoro: Lugo
Pablo Vázquez: Lagartija
Javier Collado: Tello de Sandoval/Corchete /Ciudadano
Alejandra Mayo: María de Sandoval/Ciudadana
Montse Díez: Ana de Treviño/Loba/Ciudadana
Julio Hidalgo: Alguacil/Prior/Ciudadano
José Juan Sevilla: Ganchoso/Sastre/Fraile/Corchete /Ciudadano
Raquel Nogueira: Antonia/Música /Ciudadana
Raúl Pulido: Médico/Músico /Corchete /Ciudadano

 

Dirección: Rodrigo Arribas / Verónica Clausich
Adaptación: Jose Padilla
Diseño de Iluminación: Alberto Yagüe
Diseño de Vestuario y Caracterización: Pablo Porcel / Antonio Sicilia
Diseño de Escenografía; Anna Gil
Composición Musical: Xavier Diaz-Latorre
Audiovisual y Proyecciones: Recreation Area
Diseño de Espacio Sonoro: Oscar Laviña
Coreografía: Tanja Skok
Dirección Técnica: Carlos Barahona
Maestro de Armas: Javier Mejía
Maestro de Canto: Luis Miguel Balandrón
Coordinación de producción: Raquel Navarrete
Taller de Investigación Dramatúrgica: Ernesto Arias / José Padilla / Rodrigo Arribas
Grabación: Manfred Kraemer / Xavier Puertas / Pedro Estevan
Confección de vestuario: Rafael Solís
Diseño Gráfico: Redbility
Cartelería y Programas: La Chapa.es
Soporte Educacional: Francesca Suppa
Prensa: Silvia Espallargas
Soporte fotográfico y de vídeo: Placement Comunicación

Producción: Producciones Teatrales Siglo de Oro (UNIR, Fundación Siglo de Oro)
Coproducción: Pentación Espectáculos, Jornadas de Teatro del Siglo de Oro de Almería y Pánico Escénico Producciones