INICIAR

RUEDA DE PRENSA

 

Hedda Gabler

Llega al Centro Dramático Nacional Hedda Gabler,
el clásico contemporáneo de Ibsen bajo la mirada de Àlex Rigola

Del 22 de  nov. al 30 de dic.

 

Sala Francisco Nieva del Teatro Valle-Inclán

El director catalán firma también la dramaturgia de la pieza, cuya puesta en escena ahonda en la línea de teatro íntimo y desnudo que caracteriza sus últimos montajes

Nausicaa Bonnín interpreta a Hedda, acompañada por Miranda Gas, Pol López, Marc Rodríguez, Xavi Sáez y Joan Solé

Coproducida por Heartbreak Hotel y el Teatre Lliure, la obra se estrenó en Barcelona a finales de 2022 y llega a Madrid tras pasar por el Festival Temporada Alta

PEPITAP

«Un aforo con pocas butacas permite una proximidad que busca la verdad escénica, aunque se trata de una ficción. Se retira el director, se retira el guion y solo queda el actor como transmisor con ganas de decir cosas.»

«Es una pieza de personajes perdidos. No es una pieza con un personaje agradable porque está perdida. Habla de personas desajustadas en la sociedad que buscan soluciones y también habla de toxicidad. Los personajes están metidos en una caja como representación del mundo contemporáneo con sus toxicidades. Hay un juego sobre la relación de poder.»

ÁlEx Rigola.

La propuesta es una versión libre del clásico contemporáneo de Ibsen que firma y dirige Àlex Rigola, siguiendo la línea de sus últimos montajes con su compañía Heartbreak Hotel: un teatro desprovisto de adornos y que lo apuesta todo al trabajo interpretativo, “en busca de una verdad escénica”, y a su conexión con el público. Desubicación, deseos, amores y desamores, conflictos éticos, toxicidad y destrucción son las temáticas principales de la pieza.

 

Como escribía el propio Ibsen, «busco representar seres humanos, emociones humanas y destinos humanos en base a las condiciones y principios sociales del presente». “Sobre esta premisa”, declara Rigola, “proponemos una puesta en escena que deja todo el peso de la función en las actrices y actores, las propias tensiones dramáticas de la pieza y esa confidencialidad que se encuentra en la proximidad con el espectador que convivirá con los artistas en las mismas paredes de una caja de madera”.

 

Nausicaa Bonnín encarna a la heroína que da nombre a la pieza, una mujer obsesionada con el aburrimiento en que naufraga su vida, que se destruye a sí misma tras destruir, total o parcialmente, las vidas de los demás. La acompañan en el reparto Miranda Gas, Pol López, Marc Rodríguez, Xavi Sáez Joan Solé, “algunos de los mejores actores de su generación”, en palabras del director.

 

El escenógrafo Max Glaenzel es el responsable de la caja de madera que hará de platea y de escenario, y que es casi el único elemento de la puesta en escena, acercando al máximo a intérpretes y espectadores.

 

Hedda en el tiempo

 

El personaje de Hedda, que combina una refinada maldad con un intelecto brillante, es hoy considerado uno de los más complejos y apasionantes de la literatura dramática, mientras que en el momento en que se estrenó fue ampliamente criticado a causa de su naturaleza particular: la de una persona fría, retorcida y excéntrica, que no respetaba los ideales y la moral de la mujer de la época.

 

Desde su estreno, en el Residenz Theatre de Múnich (Alemania) en 1891, Hedda Gabler se ha representado de forma habitual en los escenarios de todo el mundo, lo cual confirma la universalidad y atemporalidad de ese drama realista moderno. Actrices de prestigio han interpretado a esta mujer acomodada e insatisfecha que encarna las contradicciones del alma a lo largo y ancho del planeta, desde Ingrid Bergman a Cate Blanchett, pasando por Maggie Smith o Isabelle Huppert. En España, hemos visto también grandes interpretaciones de la heroína de Ibsen, como las de Irene López Heredia (1944), Luisa María Payán (1971), Laia Marull (2011) o Cayetana Guillén Cuervo (2015).

 

No es la única versión de un clásico contemporáneo a la que se enfrenta Àlex Rigola – entre sus trabajos más recientes destacan títulos como: Un enemigo del pueblo, de Ibsen (2018); La gaviota (2020) e Ivanov (2017), de Chéjov; o El público (2015), de Federico García Lorca -.